Pobladores de Arroyo Santa Marta, después de 32 años, se enteran que sus propiedades enfrentan problemas

Arroyo Santa Marta, una de las 180 comunidades del municipio de Sayaxché, lleva 34 años desarrollándose, encontrando formas de organización comunitaria para la buena armonía de sus vecinos, ha logrado gestionar los servicios prioritarios, sin embargo, en una de esas gestiones se dan cuenta que la comunidad enfrenta problemas con la seguridad de la tierra, a pesar que el 70% de las parcelas está escriturada por el Fondo de Tierras.

Especial para Mi Gente Informa

Los habitantes de la comunidad Arroyo Santa Marta, ubicada en el municipio de Sayaxché, Petén, Guatemala, se enteran, después de 32 años de vivir en estas tierras, de trabajarlas y desarrollarlas, que son reclamadas por una persona que dice ser el dueño original, lo cual les ha provocado atravesar ciertos problemas y están a punto de perderlas.   

Pero previo a conocer detalles del problema de tierras que enfrenta la Comunidad Arroyo Santa Marta, conozcamos su historia:

Arroyo Santa Marta, comunidad de Sayaxché, Petén, de la microrregión La Ceiba, ubicada a 56  kilómetros de la cabecera municipal, fue fundada en el año 1988, por pobladores originarios de Lanquín, Chabón y Carchá, Alta Verapaz, quienes viajaron hasta el sur de Petén para encontrar tierras para su supervivencia.

Primeros fundadores

https://lh3.googleusercontent.com/FdPwxylreKHJiyLpRqAHsudUMNsCIp0sxGB5a-lgRdevKdtu7awfaZPKqqnxOjtAgFnRWKDsQwiCTvOv-R5y8JVKL4Qv9xCCkLFR3TgBCn1FXm0nSU_F1xa0UcKclBXql0zxKOm9

Don Manuel Asig, 73 años, narrando la historia de la comunidad.

Don Manuel Asig, uno de los fundadores,  cuenta parte de la historia de la comunidad: “Venimos de Lanquín, éramos cuatro, uno era de Cahabón, otro de Carchá, Alta Verapaz, y uno más del Tucán, Sayaxché. 

Recuerda que cuando llegaron al lugar era un bosque, no había carreteras, ni nada. Don Manuel cuenta que estuvieron investigando si la tierra tenía dueño o no, así que se abocaron al Instituto Nacional de Transformación Agraria (INTA) que en ese tiempo regulaba la tenencia de la tierra y les informaron que la tierra estaba abandonada por un dueño anterior que no la había terminado de pagar, por lo que la podían habitar.

Empezaron a trabajar la tierra sembrando maíz, frijol, también gestionaron servicios básicos como carreteras, puestos de salud, escuelas, energía eléctrica, entre otros así la comunidad fue desarrollándose. 

Pasos continuos al desarrollo

https://lh4.googleusercontent.com/tnRqMB2ISDNIXM8wa-quHnS9Het_YufTlykGayofNpdJw97GaziF4bsqvTstYoAKewMDXFsXlupU9y5IQLqXBXM7iz5lSTr6a0IicA6w6vT2DgXZEqPXsgnyRmG70nyrzaLNp_R2

Iglesia Católica, Arroyo Santa Marta

Por otra parte, Arnoldo Rax Tiul, maestro multigrado y director de la escuela de la comunidad, indica que hace 32 años que empezó a funcionar el establecimiento y que actualmente asisten 35 alumnos. “Tenemos dos escuelas en buenas condiciones, también un profesor presupuestado en el renglón 011 de parte del Ministerio de Educación, además aquí se llevan todos los programas de educación, alimentación y gratuidad, lo que se busca es educar a los  niños para impulsar el desarrollo de la comunidad”, agrega Rax Tul. 

En el tiempo que lleva la comunidad se han graduado maestros, peritos contadores, bachilleres, algunos también han estudiado en el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica (IGER), otros están cursando el grado universitario. 

La mayoría de profesionales y vecinos de la comunidad se emplean en el área y otros por problemas de empleo migran a  Estados Unidos. 

https://lh3.googleusercontent.com/0j17VbRT0E47r56BYM1-wE7Rg3yHyEEiSPtLqtlm85_PX-xIcp2JkuQPSGA-Ehu0MzeMPn0eU82GiZWIvv6NbbwS53YMeDXc_DrqV6QJT8VxlchsuAD5HHY1r9XhKW5jcs_HciOW

Abastecimiento de agua

Inicio del problema

Según el presidente de COCODE, Rigoberto Cucul Tiul comenta que no cuentan con agua entubada, sin embargo tienen un arroyo denominado el Mico, un reservorio y pozos que abastecen del líquido a la comunidad, tanto en invierno como en verano. 

Con la formulación de un proyecto de perforación de pozo por parte de la municipalidad de Sayaxché, en el año 2020, se enteraron que la comunidad enfrentaba problemas legales, pues la tierra es reclama por el anterior dueño.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.