Las pensiones y el Covid-19 en El Salvador

Por German Romero

La pandemia generada por el Covid-19 aceleró la necesidad de dinero para miles de salvadoreños que se vieron afectados por la pérdida de empleos, deudas y gastos médicos entre otras necesidades.  Esto llevó a más personas a solicitar el adelanto del 25 % de sus ahorros previsionales, derecho que está contemplado desde el año 2017 en el artículo 79 de la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones en El Salvador.

Datos de la Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones (ASAFONDOS) indican que desde noviembre del 2017, cuando entró en vigencia  la modificación, se han entregado más de $440 millones, pero ha sido entre el año 2020 y lo que va del 2021, cuando se ha entregó casi la mitad de esos fondos.

En noviembre de 2017, los diputados aprobaron una serie de reformas que permite a los salvadoreños poder acceder al 25 % de sus ahorros previsionales.

El año pasado se entregaron más de $154 millones y entre enero y marzo de este año las Administradoras de Fondos de Pensiones, AFP han desembolsado más de $102 millones. Estos montos de dinero se han entregado a 68,524 salvadoreños.

¿Quién puede acceder al 25 % de sus ahorros previsionales?

Tener acceso a los ahorros individuales no es para todos los salvadoreños, la reforma del 2017, establece procesos escalonados para quienes pueden solicitar el beneficio, por ejemplo: Se deben tener como mínimo, 10 años de cotización continua o discontinua, no debe gozar de otro beneficio del sistema previsional por ejemplo otra pensión.

Durante la crisis que generó la pandemia del Covid-19, en El Salvador se perdieron cerca de 80,000 puestos de trabajo formales, esto incremento las solicitudes de anticipos de fondos.

Pero principalmente se deben cumplir las edades requeridas que se establecieron de la siguiente forma: En el año 2020 pidieron el 25 % de su adelanto, los hombres con edades de 52 años o más, y las mujeres que hayan cumplido 47 años o más. Este 2021, pueden solicitar su dinero, los hombres de 50 años en adelante y las mujeres de 45 años o más.

Para el 2022, será el turno de los salvadoreños hombres de 46 años o más y las mujeres de 41 años o más, mientras que a partir del 2023, serán los hombres de 42 años y las mujeres de cualquier edad, que tengan la necesidad de ese 25 % de sus dinero ahorrado para las pensiones.

También los salvadoreños que residen de forma permanente fuera del país, pueden recibir el monto ahorrado en su vida laboral en El Salvador, después de cumplir una serie de procesos y requisitos que exigen las Administradoras de Fondos de Pensiones.

Esta reforma mencionaba que los cotizantes que hicieran uso del 25 % de anticipo debían reintegrarlo posteriormente, pero en noviembre del año pasado eso se modificó en la Asamblea Legislativa. Quedó establecido que las personas sin empleo, con enfermedades que les no les permita seguir su vida laboral y personas incapacitadas, no tenían la obligación de pagar el adelanto de fondos.

A la fecha las Administradoras de Fondos de pensiones han pagado más de $440 millones, en concepto de anticipo del 25% de los ahorros individuales de los salvadoreños.

La nueva reforma vetada

El pasado 9 de abril, los diputados de la Asamblea Legislativa agraron un cambio a la modificación hecha en el 2017 en el artículo 79, y aprobaron una reforma que daba la posibilidad a los salvadoreños de 40 años o más, sin distinción de sexo, la posibilidad de retirar el 25 % de sus ahorros a partir del 15 de mayo próximo.

La reforma también incluyó que a partir del 1 de marzo del 2022 el anticipo podría ser solicitado por las personas cotizantes de cualquier edad, según los parlamentarios, la idea era apoyar a más salvadoreños que se han visto afectados por la crisis generada por el Covid-19 en las economías familiares.

Hubo un intento de parte de los diputados de aprobar nuevas reformas para que los salvadoreños con edades de 40 años o más pudieran acceder al anticipo. El presidente Nayib Bukele veto la iniciativa.

Esta modificación debía pasar por Casa Presidencial para ser sancionada, modificada o vetada por el presidente Nayib Bukele, 17 días después el ejecutivo decidió vetar la reforma.

El argumento del mandatario es que la reforma es inconstitucional y atenta contra la seguridad social de los salvadoreños, además de tener afectación en las Administradoras de Fondos de Pensiones que deberán desembolsar una gran cantidad de dinero para suplir la demanda de fondos de parte de la ciudadanía.

El mandatario ya había adelantado esta decisión, ya que por medio de su cuenta de twitter, aseguró que ningún decreto aprobado por la legislatura que termina su periodo el 30 de abril, sería aprobada.

En El Salvador, la crisis dejó sin empleo a más de 80,000 personas, número que también se reflejó en menos cotizantes en el Sistema de Ahorro de Pensiones (SAP). En enero pasado el SAP reportó 725,058 cotizantes, por lo que harían falta más de 15,000 empleos por recuperar para lograr equilibrar la pérdida de puestos de trabajo durante la pandemia.

El 1 de mayo comienza el trabajo de una nueva Asamblea Legislativa en El Salvador, ellos tendrán el reto de buscar mejoras para el sistema de pensiones en el país, al que muchos consideran que beneficia más a las empresas que manejan los ahorros individuales que a los mismos cotizantes salvadoreños. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *