Cuestionamientos en Honduras ante la implementación de las ZEDE

Para Mi Gente Informa Óscar Ortiz Barahona, desde Tegucigalpa, Honduras.

Un grupo de personas consideran que las ZEDES pueden generar inversión y empleo; pero otros se oponen a la posibilidad de dar en concesión parte del suelo hondureño.  Lo cierto, es que se solicita que detalles de estas sean compartidos públicamente para analizar su viabilidad.

Las Zonas de Empleo y desarrollo Económico (ZEDE) han estado envueltas entre polémicas y enardecidas exigencias por parte de grupos públicos y civiles, que se oponen a la implementación de este proyecto, ya que se dice que es cederles paso a inversionistas extranjeros a cambio de cederles algunas zonas del país.

Según la ley,  las ZEDE fueron creadas y aprobada en el 2013, y  tendrán la facultad de establecer sus propios órganos de seguridad interna, además de políticas penales y penitenciarias.

Ante esto, varios sectores han reclamado la derogación de esta iniciativa, y otros apenas conocen en qué consiste, denotando  una falta de socialización de las ZEDE

Desde el Foro Social de la Deuda Externa (FOSDEH) su director Mauricio Díaz señala que persisten las dudas de cómo funcionarán, ya que no se conocen a detalle la forma en que se pretende que operen, por lo que solicitan más avances.

Las acciones de la población no se hacen esperar, y es que en municipios como en La Ceiba, Honduras, los vecinos comenzaron a recolectar firmas para poder desvincular su ciudad de las disposiciones entorno a las ZEDE; asimismo, la titular del Consejo Nacional Anticorrupción, (CNA), Gabriela Castellanos, ha tachado públicamente a este proyecto como un pecado capital.

Entre la promesa de empleos nuevos y la desconfianza de un pueblo herido por la corrupción, las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico podrían traducirse a una tempestad para muchos.

Por su parte el miembro del Comité de Mejores Prácticas, Carlos Pineda, manifestó que la investigación que realizó la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) sobre las ZEDES  no es científica.

La UNAH recomendó la derogación de la construcción de las ZEDES en el país, bajo el argumento que esto no beneficiarían a Honduras y que dañaría la soberanía. En un país manchado por la corrupción no existe confianza en el proceder del Gobierno y las concesiones que otorgarán por medio de las ZEDES, que son ente, supuestamente, capaces de autogobernarse. Lo que es cierto, es que la pobreza, la falta de trabajo y de oportunidades, obliga a miles de hondureños a emigrar a Estados Unidos, por eso para un grupo de personas las ZEDES pueden generar inversión, desarrollo y empleo, pero también el brindar fuertes concesiones del patrimonio a los concesionarios. Lo cierto, es  que para formarse una idea y analizar de qué se tratan, los empresarios solicitan que se haga público el proyecto.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *