Arroyo Santa Marta, enfrenta problemas de tierra a pesar de tener título de propiedad

La comunidad, fundada hace 34 años, está ubicado en Sayaxché, Petén. Está poblada por 300 personas. Cuenta con infraestructura y servicios básicos, así como un campo de fútbol, iglesia católica, escuela, y un puesto de salud. Posee energía eléctrica y agua potable que la obtienen de dos pozos comunitarios.

Especial desde Saxajché, Petén para Mi Gente Informa

II parte 

La comunidad Arroyo Santa Marta, ubicada en el  municipio de Sayaxché, Petén, enfrenta problemas de tierras, debido a que el dueño anterior demanda la tierra como propia, a pesar que los pobladores aseguran contar con títulos de propiedad. No sabía que existía un proceso en su contra y hoy pueden perder sus tierras debido a que el  juzgado de La Libertad, Petén, dictaminó en favor del anterior propietario. Hoy los comunitarios actuales presentaron una apelación que se dilucida en el juzgado de Poptún, Petén.

En Arroyo Santa Marta, habitan 300 personas quienes constituyen 60 familias. La comunidad fue fundada hace 34 años y desde esa fecha se ha ido desarrollando, de tal manera que dentro de su  infraestructura se puede mencionar un campo de fútbol, la iglesia católica, su escuela y  puesto de salud. Dentro de los servicios básicos tiene energía eléctrica y agua potable, obtenida en dos pozos comunitarios.

Hace 34 años llegaron los primeros pobladores al área, todos han trabajo para desarrollar la comunidad, las mujeres han tenido un papel importante. Precisamente, una de las vecinas de la comunidad   comparte que también las mujeres se dedican a la agricultura, sembrando y cosechando maíz, frijol y pepita, además practican la ganadería. 

Otras comunitarias desarrollan habilidades en el tejido croché, artículos que comercializan entre sus vecinos y familiares. “Cuando llegamos a estas tierras encontramos bosque y un espacio para nuestra parcela”, sostiene la vecina de Arroyo Santa Marta.

¿Quién es el propietario?

Aunque es una comunidad establecida  desde 1996,  la legalización de las tierras fue apoyada por el Fondo de Tierras y los títulos fueron obtenidos en el 2004. Actualmente los comunitarios cuentan con 19 escrituras de las parcelas y más de 70 lotes escriturados.

El problema que enfrenta Arroyo Santa Marta por la tierra surgió hace dos años,  cuando se tramitó la apertura de un pozo y se  realizaban trámites de impacto ambiental, requisito previo a la perforación ante el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP)

Las autoridad de CONAP negaron la solicitud porque la comunidad estaba asentada en lo que se consideraba un Área de Reserva Natural Privada registrada por el señor Óscar Rodolfo Orozco Leal, quien fue el primer propietario, sin embargo, de acuerdo a los pobladores no cumplió con los requisitos de la propiedad, no legalizó los documente y dejó un adeudo, luego viajó a vivir fuera del país.

Rigoberto Cucul Tiul,  presidente de COCODE, lamenta que por este problema ya no pueden recibir proyectos hasta solventar esta situación. Asimismo, indica: “La comunidad no se  va a mover en ningún momento porque llevamos tres décadas de estar viviendo en este lugar y nuestros proyectos están avanzados, cuando venimos no había nada”.

Rigoberto Cucul Tiul, presidente de COCODE.

Por su parte, Hermelindo Asig, vicepresidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) de la comunidad, sostiene que antes de asentarse revisaron el historial en el registro de la propiedad, donde la Comisión de Tierras de Petén, dependencia del INTA, rescindió el derecho de la tierra al señor Orozco Leal, por no cumplir con los requerimientos que lo acreditaría como propietario, por lo cual la tierra quedó libre.

De esta forma, el Fondo de Tierras les otorgó las escrituras a los pobladores de la comunidad Arroyo Santa Marta. Sin embargo, la propiedad sigue registrada en el CONAP, como reserva natural privada, que impide continúen con el desarrollo de proyectos.

 Hermelindo Asig, vicepresidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.